Los Juicios de Nuremberg



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Winston Churchill, a principios de 1941, fue el primero en exponer públicamente la idea de enjuiciar a la cúpula del régimen nazi así como a sus principales organizaciones e instituciones, que luego se conocería como los Juicios de Nuremberg.

Acusados en los Juicios de Nuremberg

- 7 de octubre de 1942: Comisión de las Naciones Unidas para los Crímenes de Guerra


En esta fecha se iba a crear la Comisión de las Naciones Unidas para los Crímenes de Guerra, con la finalidad de recopilar en una lista los responsables que tenían que ser juzgados cuando finalizase la Segunda Guerra Mundial.

- Polémica sobre el procedimiento en los Juicios de Nuremberg


Las discrepancias desatadas sobre el procedimiento a seguir han durado décadas y aún sigue provocando opiniones enfrentadas. El secretario de Estado norteamericano Hull, junto a otras importantes personalidades aliadas, creía que los encausados debían ser juzgados por un Tribunal militar en Consejo de Guerra.

Churchill iba aún más lejos. Convencido de la probada culpabilidad de los jerarcas nazis, era partidario de proceder a su ejecución, sin más preliminares.

El juez Rosenman (este juez norteamericano fue nombrado representante oficial de Estados Unidos para lograr un acuerdo entre los aliados sobre la forma de llevarse a cabo el juicio) presentó una interesante propuesta a los ministros de Exteriores de Gran Bretaña, Francia y la URSS en la reunión de las Naciones Unidas de San Francisco. Sin embargo, la decisión definitiva se aplazó a la espera del informe que el fiscal general estadounidense, Robert H. Jackson, presentaría finalmente el 7 de junio de 1945.

Las negociaciones entre Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos y la URSS culminaron con el acuerdo firmado en Londres el 8 de agosto de 1945 en nombre de las 26 naciones que habían combatido en la guerra contra Alemania, y que establecía la creación de un Tribunal Internacional Militar. Veinticuatro líderes nazis y seis organizaciones fueron llevados al banquillo de los acusados.

- Términos de la acusación a los 24 líderes nazis y 6 organizaciones


El auto de acusación fue formulado en una sesión pública celebrada el 18 de octubre de 1945 en Berlín. Los cuatro cargos presentados eran los siguientes:

1. Conspiración contra la paz: mediante un plan común para tomar el poder y establecer un régimen totalitario, con el objetivo final de emprender una guerra de agresión.

2. Atentados contra la paz y actos de agresión.

3. Crímenes de guerra y violaciones de las convenciones de La Haya y Ginebra.

4. Crímenes contra la Humanidad, persecución y exterminio.

+ El juicio se celebraría finalmente en Nuremberg, y no en Berlín


El deseo de las autoridades soviéticas era realizar el juicio en Berlín. Sin embargo, en la devastada capital germana no quedaba en pie ningún edificio capaz de albergar el proceso.

La alternativa vendría de Nuremberg (y de aquí el nombre de los mismos, los "Juicios de Nuremberg"), la ciudad del partido nazi por excelencia, que además de este elemento simbólico contaba con un Tribunal y una prisión adecuada para los cientos de personas que de una u otra forma estaban implicadas en el juicio.

El Palacio de Justicia, al oeste de Nuremberg, tenía una sala para 600 personas, situada en la segunda planta, a la que los acusados accedían a través de un ascensor, sin tener que recorrer pasillos, en los que la prensa podría acercarse a ellos, con la consiguiente publicidad que no deseaba el Tribunal. Además, estaba directamente conectado con un gran centro penitenciario.

Se instalaron micrófonos y auriculares en los estrados, ya que el juicio se iba a desarrollar en cuatro idiomas: inglés, francés, alemán y ruso, para lo que se contó con un equipo de intérpretes especializados en materia jurídica.

- La instrucción del sumario


La idea de un proceso en el que los vencedores juzgaran juntos y a un tiempo a los criminales de guerra era nueva en la historia. En conflictos anteriores, los acusados fueron sometidos a diversos juicios por los crímenes cometidos contra cada Estado en particular.

Al concluir la Segunda Guerra Mundial, la presión de la opinión pública internacional para que los dirigentes nazis fueran ajusticiados obligó a acelerar los trámites del proceso, que sorprendentemente, para el impresionante volumen del sumario, se inició tan sólo seis meses después de producirse la rendición alemana.

Robert Jackson declararía, refiriéndose a esta premura, una vez concluida la causa: "Un mayor período de preparación habría reducido la duración del juicio y habría hecho posible presentar un alegado acusatorio más homogéneo y acabado.".

Los letrados norteamericanos llegaron los primeros a Nuremberg, iniciando inmediatamente un tremendo trabajo de investigación. Examinaron más de 10.000 documentos pertenecientes al III Reich, siendo traducidos 4.000 de ellos, que serían utilizados como pruebas en la vista.

Para el visionado de películas se instaló en la sala un proyector y una pantalla.

Cada una de las cuatro potencias aliadas tenía en Nuremberg cerca de 600 personas trabajando.

+ Composición del Tribunal


El Tribunal se componía de cuatro jueces -británico, norteamericano, soviético y francés- y cuatro más en reserva. Fue nombrado presidente el inglés Geoffrey Lawrance, lo que a la postre se demostró una acertada elección, dada su actitud desapasionada mostrada a lo largo del proceso. Su adjunto era Sir William N. Birkett.

Los jueces estadounidenses fueron Francis Biddle y John J. Parker; los franceses, Donnedieu de Vabres y su adjunto, Robert Falco, y los soviéticos, dos jueces militares, el general de división Nikitchenko y el teniente coronel Volchkov.

A lo largo del proceso, los jueces vistieron sus tradicionales togas, salvo los soviéticos, que lo hicieron con uniforme militar.

- El banquillo de los acusados


Al concluir las hostilidades, los norteamericanos habían capturado 300 prisioneros germanos considerados principales criminales de guerra, mientras los soviéticos tenían en su poder a 500 más. Sin embargo, de entre ellos resultó fácil identificar a sus líderes, jefes y dirigentes.

En principio fueron acusados 24 alemanes, cifra que a la postre se vería reducida a la de 22 procesados. Robert Ley, responsable del Frente de Trabajo del III Reich, se suicidó antes de iniciarse el juicio ahorcándose con una toalla, y la acusación al industrial Gustav Krupp fue sobreseida por su avanzada edad y su precario estado de salud. Martin Bormann fue juzgado en rebeldía, ya que no se tenía confirmación en aquellos días de si había perdido la vida en el transcurso de la batalla de Berlín.

Dado que los acusados sólo tenían la ropa con que fueron hechos prisioneros, un sastre de Nuremberg les hizo un traje a medida a cada uno, que tan pronto como acabó el juicio les fue requisado.

No estuvo permitido, por supuesto, a los acusados portar insignia militar alguna, ni se les reconoció el tratamiento debido a su rango en el régimen nazi.

Fueron instalados en celdas individuales, con un policía militar a su puerta día y noche. No podían hablar entre sí, excepto durante los descansos, ni abandonar su asiento en la sala. Realizaban veinte minutos de ejercicios físicos cada día por prescripción médica.

El recorrido de sus celdas a la sala era meticulosamente controlado mediante puntos de contacto en los que los guardias iban comunicándose unos con otros hasta alcanzar el ascensor.

Banquillo de los acusados en los Juicios de Nuremberg

- El juicio del siglo


Los acusados, todos y cada uno de ellos, se declararon inocentes el día 20 de noviembre de 1945, reuniéndose desde esta fecha el Tribunal un total de 216 veces.

Como pruebas se presentarían por los fiscales diversos testimonios (de 33 personas) así como una ingente cantidad de documentos, entre los cuales se encontraban películas y fotografías.

En cuanto a la defensa, esta subió al estrado a 61 testigos, aportando también la declaración de otros 143.

Las deliberaciones del Jurado concluyeron el 1 de octubre de 1946, cuando terminaron de revisar los hechos y las leyes que tenían relación con este primer juicio criminal de la historia.

- La sentencia condenatoria


Finalmente, los jueces hallaron a 19 de los 22 acusados culpables de alguno de los cargos que se les imputaban, absolviendo a los tres restantes, pese a que los miembros soviéticos mostraron su abierto desacuerdo con esta última decisión. Doce de ellos fueron condenados a muerte en la horca, tres a cadena perpetua y los otros cuatro a penas de entre diez y veinte años de cárcel.

Una vez finalizado el juicio, las autoridades norteamericanas juzgarían a ciento noventa y nueve personas más, acusadas de actividades criminales durante la guerra, entre 1945 y 1949 en el Tribunal de Nuremberg. De ellos, a treinta y ocho se les absolvió, a treinta y seis se les condenó a muerte (dieciocho fueron ejecutados), 23 fueron condenados a cadena perpetua y finalmente a 102 tuvieron condenas menores. De hecho, y de otros juzgados por los norteamericanos, ninguno de los que quedaron con vida cumplieron más de siete años de prisión.

Se crearían además el denominados "Tribunales alemanes de desnazificación", ubicados en la zona de ocupación norteamericana. En estos se iban a definir cuatro diferentes categorías de nazis delincuentes principales, delincuentes, delincuentes menores y seguidores.

Las ejecuciones de aquéllos condenados a la horca se llevaron a cabo por el sargento primero John C. Wood, natural de San Antonio (Texas).

----------

Fuente:
Especial del ABC sobre la Segunda Guerra Mundial, fascículo correspondiente al Juicio de Nuremberg.