El dominio cartaginés de España



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Polibio y Diadoro de Sicilia (historiadores griegos), además de Tito Livio (historiador romano) relatan en sus obras el dominio cartaginés de la Península Ibérica.

Dominio cartagines

- Polibio, en su "Historia romana"


Polibio, Historia romana 2, 1, 5: * [1] Los cartagineses, una vez aquietada la situación en África, reunieron un ejército y lo enviaron a España bajo el mando de Amilcar [año 237 a.C.]. Este, tomando el ejército y a su hijo Aníbal, entonces de nueve años de edad, y pasando el estrecho de las Columnas de Hércules, restableció en España las posesiones de los cartagineses. [2] Permaneció en estos lugares cerca de nueve años, sometiendo a Cartago muchos pueblos ibéricos, unos por la fuerza y otras con negociaciones, y al final terminó su vida de una manera digno de sus anteriores hazañas. [3] Los cartagineses traspasaron el ejército a Asdrúbal, pariente y triarca suyo.

Polibio, Historia romana 3: 8, 1. * [Asdrúbal], después de adquirir una gran potencia en España, vuelto al África, emprendió la subversión de las leyes de su patria y la conversión de Cartago en una monarquía; pero los príncipes de la ciudad, adivinando sus proyecto se pusieron de acuerdo y le hicieron frente; [2] Asdrúbal entonces, receloso, se retiró de África, y en lo sucesivo gobernó a su arbitrio las cosas de España, sin respeto al Senado cartaginés.

33, 7. [1] En tercer lugar, [Aníbal, en el invierno del 219 al 218 a.C.] se preocupó de la seguridad de África, imaginando un recurso ingenioso y prudente: hizo pasar las tropas de África a España, y las de España a África, afianzando con estos lazos la fidelidad entre los dos pueblos. Eran los que pasaron a África, los tersitas, martianos, oretes, iberos y olcades; todos estos sumaban mil doscientos caballos y trece mil ochocientos cincuenta infantes; además de éstos, ochocientos setenta baleares, los que propiamente se llaman "honderos", pues el uso de este arma ha dado nombre a esa gente y a la isla por ellos habitada. La mayor parte de estas tropas las acantonó en Metagonia en África, algunos en la misma Cartago. De las ciudades de los metagonia de África, algunos en la misma Cartago. De las ciudades de los metagonitas sacó otros cuatro mil infantes y los llevó a Cartago, con el papel de rehenes y auxiliares a un mismo tiempo. En España dejó a su hermano Asdrúbal cincuenta penteras, dos tetreras y cinco trieras; de éstas, treinta; de éstas, treinta y dos penteras y las cinco trieras estaban bien equipadas. Le dejó también cuatrocientos cincuenta jinetas libiofenices y africanos, trescientos lergetes, mil ochocientos númidas y masilios, masesilios, maccios y maurusios de la costa del Océano, once mil cuatrocientos cincuenta infantes de África, trescientos ligustinos, quinientos baleares, y veintiún elefantes.

97, 2. Cuando Aníbal pasó a Italia, de todas las ciudades españolas de que desconfiaba tomó como rehenes los hijos de los hombres principales, y los depósito en Sagunto, ya por la fortaleza de la ciudad ya por la fidelidad de los moradores que en ella dejaba.

535. Polibio, Historia romana 9, 11: *[1. En el 211 a.C.] los jefes cartagineses, vencedores de sus enemigos, no pudieron triunfar de sí mismos, y cuando se les creía en guerra con los romanos, peleaban entre sí, siempre en desunión por la ambición y avaricia innatas en los cartagineses. [2] Asdrúbal, hijo de Giscón, llegó a tal grado de abuso del poder, que exigió una crecida suma de plata a Indibilis, el más fiel aliado de los cartagineses, que por reconocimiento restablecieron en el trono. [3] Y como éste lo negligiese, fiado en su antigua amistad con los cartagineses, Asdrúbal le calumnió obligándole a dar a sus hijas en rehenes.

- Diadoro de Sicilia, en su Biblioteca histórica


Diadoro de Sicilia, Biblioteca histórica 25, 12: *[1. En el 228 a.C.] Asdrúbal, yerno de Amílcar, proclamado general por el ejército y los cartagineses, eligió cincuenta mil soldados entrenados, seis mil caballos y doscientos elefantes. [2] Venció primero al rey Oriso [de los orises u oretanos], castigando a los culpables de la derrota de Amílcar. Recibió la sumisión de sus ciudades, en número de doce, y finalmente sometió todas las de España. [3] Contrajo matrimonio con la hija de un rey íbero y fue proclamado por todos los íberos general con plenos poderes.

- Tito Livio, en su Ab Urbe condita


Tito Livio, Ab Urbe condita 21: 2, 3: Este Asdrúbal, en España, más que con el consejo que con la fuerza, más gestionando la hospitalidad de los reyezuelos y atrayendo por la amistad de los príncipes a los nuevos pueblos, que con la guerra o las armas, aumentó el poder de los cartagineses.

Tito Livio, Ab urbe condita 28, 37: [1. En el año 206 a.C.] Magón, cuando volvía a Gades, al ser rechazado por esta, tomó tierra en Cimbios, lugar que está próximo a Gades, y envió legados para preguntar, por qué se le habían cerrado las puertas, siendo aliado y amigo; [2] mientras esta lo justificaba por un motín de la multitud airada por ciertos pillajes de los soldados desembarcados de las naves, atrajo a una conversación a sus sufetes, que son los mas altos magistrados de los púnicos, junto con el cuestor, y maltratados con tormentos, los mandó crucificar.

----------

Alfonso García-Gallo, "Manual de Historia del Derecho español II | Antología de fuentes del antiguo Derecho", pág. 295-297.

Imagen: Historia de España

----------



Artículo redactado por Javier García de Tiedra González, estudiante de Derecho en la Universidad de Cádiz y administrador de Derecho en red.