Historia del Derecho patrio argentino



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
El Derecho Patrio argentino es el antecedente más cercano a lo que es hoy en día el sistema legal que rige en el país de Argentina. Procede del Derecho Indiano en dónde se conservan algunas instituciones pero otras son renovadas completamente, aunque conservando siempre la base del sistema republicano para gobernar.

Esta impronta republicana comenzó a marcarse desde la Asamblea del año 1813. Fue heredado por las diferentes luchas políticas por la independencia que se fueron dando en el país, y es por eso que los tratados preexistentes citados en el preámbulo de la Constitución tienen tanta importancia para poder entenderlo.

En el Congreso de Tucumán de 1816 nació el debate sobre si era conveniente o no sancionar una Constitución para lo que en su momento se denominaba las Provincias Unidas del Sur, un debate que se convirtió casi que en una tradición ya que se trataba de un país joven que recién comenzaba y que dejaba de lado las influencias o restos españoles de colonización para intentar encontrar soluciones innovadoras. Una de las propuestas originales que surgieron durante estos tiempos fue la de Belgrano para instaurar un parlamentarismo monárquico y luego fueron apareciendo muchas otras más principalmente provenientes de sectores porteños, donde intentaban buscar un noble de monarquías europeas.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta es la lucha que hubo entre unitarios y federales, así como también le espíritu republicano que promovió la lucha contra el imperio esclavista brasilero que dependía de la metrópoli lusitana.

Fue un momento en el que surgían muchas ideas y opciones, con próceres como Belgrano, San Martín, Dorrego y otros que intentaban aportar con ideas innovadoras para lograr una mejor organización administrativa que permita al país funcionar correctamente en todos los aspectos.

Los Derechos fueron la base para la construcción del gobierno argentino y esto quedó bien en claro cuando en 1853 se sanciona la primera Constitucional Nacional que hizo posible la aparición de un cuerpo legal coherente y práctico para esos años de turbulencia, gestando también los códigos comercial y civil. Nacieron así los tres poderes: el ejecutivo, el legislativo y el judicial; los cuales no funcionan solos y se complementan uno con el otro.