Los Usatges de Barcelona



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los "Usatges" constituyen el primer resultado de la legislación territorial catalana.

Usatges de Barcelona

- Trascendencia para el futuro jurídico de Cataluña de los Usatges de Barcelona


Como sabemos, la obra atravesó por una serie de vicisitudes que la harían desembocar en su plena configuración durante la época bajomedieval, por lo que resulta indispensable aludir de nuevo ahora a la trascendencia que tuvo para el futuro jurídico de Cataluña. Hemos de recordar que la aparición de la colección jurídica conocida como Usatges de Barcelona, coincidió con la necesidad de salvar las deficiencias surgidas en el Liber Iudiciorum, incapaz ya de atender, con una regulación anticuada, a las nuevas circunstancias de la sociedad feudal catalana en la segunda mitad del siglo XI.

- La expansión por los territorios catalanes de los Usatges


Los Usatges fueron promulgados inicialmente para regir en territorios pertenecientes al conde de Barcelona, sin embargo, dos circunstancias determinarían básicamente la rápida expansión del texto por otros territorios catalanes, hasta adquirir vigencia general en el siglo XIII. Por una parte, la preeminencia que, de hecho, siempre tuvo el conde de Barcelona sobre los otros condes independientes, preeminencia que se manifiesta en el calificativo de princeps que utilizaba, en cuanto primero o principal entre los condes catalanes. Por otra, operó el hecho de que los restantes condados carecieron de un ordenamiento propio, capaz de sostener la autonomía jurídica de los mismos.

Así se explica que a lo largo de los siglos XII y XIII, los Usatges se extendieran a Ampurias, Urgel, Lérida, Tortosa, Mallorca, Rosellón, Cerdeña, Besalú o Agramunt. A mediados del siglo XIII, las Cortes de Barcelona de 1251 al mismo tiempo que derogaban oficialmente el Liber Iudiciorum en todo el Principado de Cataluña, proclamaron el carácter general del texto de los Usatges.

----------

Fuente:
Manual básico de Historia del Derecho - Enrique Gacto Fernández, Juan Antonio Alejandre García, José María García Marín.