El Fuero de Cuenca



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Durante mucho tiempo se consideró que el Fuero de Cuenca había sido la cabeza de una amplia familia de fueros que, desde fines del siglo XII se extendió por numerosas poblaciones de la frontera castellano-aragonesa. Esta hipótesis, formulada por Ureña, hubo de revisarse a raíz de la publicación por el francés Roudil de un manuscrito, de contenido muy parecido al del Fuero de Cuenca y que unas veces decía recoger el Derecho de Baeza, otras el de Úbeda y, la mayor parte de las veces, el Derecho de N. Para García-Gallo, este manuscrito no era el fuero de ninguna localidad concreta, sino un formulario o modelo de fuero (en el que N indicaba al copista que ahí debía poner el nombre de su pueblo) redactado para servir de referencia a las ciudades que todavía no hubieran elaborado su fuero, o que lo tuvieran incompleto.

Fuera de Cuenca e Historia del Derecho

A este Formulario de Fueros, que recogía el Derecho más generalizado por la Extremadura, recurrieron Alfonso VIII y Fernando III para repoblar numerosas localidades reconquistadas y carentes de una tradición jurídica propia: Plasencia, Béjar, Zorita de los Canes, Baeza, Úbeda, etc. Adaptación de este Formulario sería también el Fuero de Teruel, concedido más tarde a Santa María de Albarracín.

- Del Formulario de Fueros al Fuero de Cuenca


A mediados del siglo XIII, un jurista anónimo lo tendría delante para redactar, siguiendo su tenor, el Fuero de Cuenca.

Desde ese momento, el Fuero de Cuenca se convierte en el modelo más utilizado por otras localidades de la Extremadura, desplazando al Formulario que hasta entonces se había venido usando. Y este Fuero de Cuenca es el que se concede a Alarcón, Andújar, Montiel, Almansa, Requena, etc., y el que, como ya hemos visto, influiría decisivamente en la reelaboración de derechos municipales ya bien desarrollados que ahora se revisan, como los de Soria y Sepúlveda.

- Fuero de Cuenca: Derecho de la frontera castellana, con influencias del Derecho romano


El Fuero de Cuenca, de casi mil capítulos de extensión recoge en toda su plenitud el Derecho más característico de la frontera castellana, pero al mismo tiempo muestra un notable influjo del Derecho romano, desde cuya perspectiva aparecen expuestas bastantes de sus instituciones, lo que denuncia la mano de un jurista conocedor del Derecho Común. Por otra parte, llama la atención el empleo de una terminología técnica desconocida incluso para el Derecho visigodo -conductio, emptio, potestas... -que, como ha señalado Rafael Gibert, solo puede explicarse admitiendo una muy temprana recepción del Derecho romano-canónico en el ámbito del Derecho municipal castellano.

----------

Fuente:
Manual de Historia del Derecho (Temas y antología de textos).
Enrique Gacto Fernández, Juan Antonio Alejandre García, José María García Marín.
Páginas 133-134.