Los núcleos de resistencia cristianos



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
La conquista de la Península por los musulmanes no fue completa. Muchos pequeños núcleos urbanos y, sobre todo, rurales debieron quedar exentos de presencia militar o administrativa de los invasores, especialmente las zonas habitadas por los astures, cántabros y por la población pirenaica, de difícil acceso por la protección natural que les proporcionaban sus montañas. Los musulmanes, por otra parte, se desinteresaron de esos enclaves cuya pobreza hacía prever un escaso botín, que no compensaría los riesgos de su conquista.

En esos reductos libres de ocupación musulmana buscaron amparo los fugitivos visigodos en los años inmediatos al 711, y ellos fueron quienes protagonizaron el primer movimiento de abierta resistencia al Islam, unificando las fuerzas de la población indígena y alentando su espíritu de secular hostilidad ante cualquier intento de dominación política. Desde muy pronto sostuvieron escaramuzas con los destacamentos musulmanes que patrullaban esas comarcas y en ocasiones los rechazaron, como ocurrió en el enfrentamiento de Covadonga, más tarde magnificado por las crónicas cristianas que lo elevaron a la categoría de batalla decisiva y mítico punto de arranque de la empresa de la Reconquista. Pero la verdad es que, en aquellos momentos, los minúsculos emplazamientos rebeldes apenas inquietaban a los invasores.

Fuente:
Manual de Historia del Derecho (Temas y antología de textos).
Enrique Gacto Fernández, Juan Antonio Alejandre García, José María García Marín.
Página 85.