La pretensión unificadora bajo el signo de la continuidad



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
La consolidación del dominio visigodo en Hispania era un objetivo difícil para la reducida población goda, que no llegaba a representar un 5 por 100 del total de la población del territorio. No obstante, en tiempos de Atanagildo (555-567) fijaron su capital en Toledo, ciudad que por su situación geográfica era símbolo del propósito centralista y unificador de todas las regiones y pueblos de Hispania.

En esta línea han de entenderse distintas medidas integradoras y de aproximación al sector hispano-romano, unas de tipo social -como la derogación formal, tal vez por Leovigildo (571-586), de la prohibición de matrimonios entre godos y romanos- y otras de tipo religioso -como la conversión al catolicismo de Recaredo I (586-601) en el año 589-, así como la destrucción en el 585, por Leovigildo, del reino de los suevos o, más tarde, la expulsión por Suíntila (621-631) de los bizantinos que ocupaban territorios del sureste y del sur desde los tiempos de Atanagildo. Pero la medida más importante que adoptaron fue la de mantener la cultura romana, y con ella, como veremos, la tradición jurídica también romana, lo que, por lo demás, no era difícil para ellos, ya que antes de llegar a Hispania la habían conocido y asimilado en el tiempo de convivencia con los romanos, primero en las provincias orientales del Imperio y después en las Galias.

Sin embargo, extensas áreas del país, aunque teóricamente bajo el dominio visigodo, prácticamente vivían independientes y libres de su control; el sector de población judía mantenía una organización propia, y alguna región, como la de los vascones, nunca llegaría a ser efectivamente sometida, como lo demuestra el hecho de que Rodrigo (710-711) aún intentaba su pacificación cuando se produjo la invasión musulmana y tras ella el final del reino de Toledo.

Fuente:
Manual de Historia del Derecho (Temas y antología de textos).
Enrique Gacto Fernández, Juan Antonio Alejandre García, José María García Marín.
Páginas 53-54.