La formulación del Derecho entre los visigodos



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Toda exposición sobre el Derecho visigodo lleva consigo cierta dosis de incertidumbre que deriva del hecho de que ciertos textos legales no han llegado a nosotros o se nos muestran de forma incompleta y fragmentaria. Además, la doctrina no ha conseguido disipar las dudas sobre el origen y las circunstancias que rodean el nacimiento de algunas obras legales o sobre el ámbito de vigencia temporal, espacial y personal de gran parte de ellas. Pero, pese a movernos en un terreno inseguro, una vez afirmada la preeminencia del sistema legalista de la época visigoda, vamos a ocuparnos ahora de sus manifestaciones más importantes.

De ellas conviene resaltar de entrada su escaso número, lo que se justificaría porque la herencia normativa -no sólo la romana, sino también, aunque en menor medida, la tradición consuetudinaria germánica- era suficientemente densa y todavía útil para contemplar y resolver los conflictos de la sociedad de la época visigoda, menos compleja que la de la época anterior.

También ha de advertirse que los escasos textos legales visigodos son poco creativos u originales: en ellos más que una labor creadora de leyes se aprecia una tarea de selección, recopilación, acomodo o simplificación de normas preexistentes, y aún así dichas obras sólo se realizan en momentos decisivos de la historia del pueblo visigodo, tales como el de su asentamiento en las Galias, la proximidad de la caída del Imperio de Roma o su expulsión por los francos, o la conversión al catolicismo. Sólo en el último siglo del reino visigodo hispano, reforzado el poder de los monarcas por el apoyo de la Iglesia, legislaron éstos con más asiduidad e imprimieron a sus leyes el carácter innovador del que hasta entonces carecieron.

Fuente:
Manual de Historia del Derecho (Temas y antología de textos).
Enrique Gacto Fernández, Juan Antonio Alejandre García, José María García Marín.
Páginas 63-64.