El Derecho de los mozárabes



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
La población visigoda que aceptó la autoridad política del Islam -mozárabes- debió de ser muy numerosa en los primeros años que siguieron a la conquista. Lévi-Provençal ha puesto en relieve cómo las autoridades musulmanas adoptaron una postura de captación entre los hispano-visigodos, por pura prudencia política, cuyo resultado fue que gran parte de la población de Al-Andalus estuviera constituida por muladíes. Pero también fueron muchos los que optaron por conservar su identidad religiosa pagando a los dominadores los tributos previstos por el Derecho musulmán para los pueblos protegidos, lo mismo en las áreas rurales que en las urbanas.

Sobre todo en éstas, la concentración demográfica permitió la consolidación de florecientes colonias mozárabes, como las instaladas en Toledo, Mérida, Córdoba o Sevilla. Con el transcurso del tiempo su número iría en disminución, no sólo por el efecto asimilador de una convivencia prolongada (que se manifiesta en otros niveles culturales, como la lengua o el vestido), sino también por los brotes de represión violenta desencadenados de cuando en cuando en Al-Andalus, sobre todo tras la llegada a la Península de los almorávides y los almohades.

Los mozárabes mantuvieron una fidelidad estricta a los textos jurídicos visigodos (Liber iudiciorum e Hispania). La conciencia de constituir un grupo étnico-religioso aislado en medio del mundo musulmán les motivó a convertir la escrupulosa observancia de su Derecho en un elemento diferenciador fuertemente impermeable a las influencias ambientales; junto con la religión, el ordenamiento visigodo pasa así a configurarse como el factor aglutinante de mayor significación, en torno al cual los mozárabes afirman su identidad como minoría.

Ello hizo posible, por otra parte, que en la España medieval se mantuviera viva la tradición jurídica gótica, que aquéllos llevaron a las tierras del Norte cuando se dirigieron a ellas como fugitivos en épocas de persecución, y que dicho ordenamiento llegara incluso a alcanzar categoría de Derecho predominante al incorporarse a los reinos cristianos ciudades que, como Toledo, conservaban aún en aquel momento una fuerte presencia mozárabe.

Fuente:
Manual de Historia del Derecho (Temas y antología de textos).
Enrique Gacto Fernández, Juan Antonio Alejandre García, José María García Marín.
Páginas 82-83.