El Derecho de los aztecas (I): el Derecho y la raza

Si consideráramos el derecho como una técnica de jurista deberíamos estimar como fuentes directa de la historia del derecho mexicano los textos escritos de las leyes que han regido en México, a partir del momento en que, con la conquista española, se introdujeron la escritura y el sistema de ordenamientos de carácter general; pero, siendo el derecho un fenómeno de cultura y México un país de complexión tan especial el que sólo se limitara a conocer los textos legales, o que siquiera los tomara como la fuente de información más valiosa, no podría explicar las peculiaridades de la vida jurídica del pueblo mexicano, tan diversa de la que exigirían sus leyes.

Historia y Derecho de los aztecas

En tres siglos de dominación España trató de imponer a los pueblos de México su cultura jurídica, heredada de Roma, con tradiciones celtíberas y con matices germánicos, y logró imponer hasta cierto punto las formas del derecho; pero el indio poseía por tradición de centenares de siglos otra cultura muy diferente; en lo físico tanto como en lo psíquico, no podía confundirse con el español; por composición somática y mental reaccionaba de modo distinto ante los hechos de la vida, podía decirse que en todas las celdillas de su cuerpo había una preparación sui generis para la adaptación de medios afines, heredada de antiquísimas generaciones. Las leyes españolas no podían alterar el fondo de donde nace el acto humano, el acto jurídico, que se elabora en las profundidades donde se apresta la voluntad, donde se seleccionan los fines y los medios de conducta.

La fusión de hispanorromanos y visigodos

Como resultado del peculiarísimo fenómeno de la instalación de los germanos en la Península, no hubo vencedores ni vencidos. No existió una minoría conquistadora dominante, sino que godos y provinciales, con sus diferencias étnicas, religiosas, culturales y jurídicas, formaron dos grupos humanos que coexistieron sin superponerse, pero también sin mezclarse. Sin embargo, con el transcurso de los años eran inevitables el acercamiento y la fusión.

Leovigildo frente a los cantabros

- La cultura romana, predominante ante la inexistente cultura goda


Los godos no poseían una cultura que pudiera enfrentarse con la romana: el latín fue pronto la lengua usada por todos, la única oficial y escrita.

El reino hispano visigodo, entre francos y bizantinos

A comienzos del siglo VI, el incipiente reino visigodo español estaba lejos de haberse consolidado. Ni interiormente -ya que hispanorromanos y visigodos convivían, compartían las tierras, pero no se habían fundido- ni exteriormente, pues dos fuerza expansivas de bien distinto carácter -los germanos, representados por los francos, de una parte, y los bizantinos, de otra- intentarían incorporar la Península a sus respectivos dominios.

Reino hispano visigodo

Una vez más, España se hallaba entre el círculo nórdico y el círculo mediterráneo. Resistirse a una y a otra atracción podríamos decir que constituyó toda la política exterior del reino visigodo. Tal vez la fijación definitiva de la capital en Toledo respondió a este doble peligro, que amenazaba por el Nordeste y por el Sudeste, y frente al cual los visigodos efectuaron como un repliegue defensivo al castillo central de la Península.

De la Hispania provincia del Imperio romano a la Hispania reino godo independiente

Durante el siglo V, en un ambiente de violencias y de desorden, se pasó de la Hispania provincia del Imperio romano, a la Hispania reino godo independiente. No hubo brusca sustitución de un poder por otro, sino que el cambio se realizó a lo largo de cien años, sin que los que vivieron la transformación tuvieran conciencia de que se produciría una ruptura.

Hispania y el Imperio romano

A fines del siglo IV y comienzo del V, el empuje germano había abierto brecha en el limes romanos. En el año 409 atravesaban los Pirineos Occidentales unos pueblos -vándalos, alanos, suevos- que iban en busca de tierras donde establecerse. Se extendieron por la Península y la saquearon, pero sin llegar a dominarla ni menos aún a ocuparla totalmente. Representan la primera oleada de invasión, y aunque su acción fue casi únicamente destructora contribuyeron a separar de Roma las provincias extremas y a crear una situación de hecho distinta de la legalidad imperial.

Todos los procesados en los Juicios de Nuremberg

Tras ver cómo discurrieron los denominados "Juicios de Nuremberg" a nivel general, vamos a ver en esta entrada a los diferentes procesados en este juicio, que fue considerado el juicio del siglo tras la Segunda Guerra Mundial.

Ribbentrop, procesado en Nuremberg
Ribbentrop, Ministro de Asuntos Exteriores alemán y uno de los procesados en Nuremberg, conversando con Hitler.

- Hermann Goering | Mariscal del Reich


Hermann Goering fue acusado de conspiración contra la paz, atentados contra la paz y actos de agresión, crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad.